Actualidad

25-Feb-2021

La asociación de cultivos hortícolas con leguminosas reduce un 30 por ciento el uso de fertilizantes e incrementa la producción

La UPCT lidera el proyecto nacional AsociaHortus que consigue mayores producciones e incrementa la fertilidad del suelo

El proyecto AsociaHortus evalúa el efecto de la asociación de cultivos hortícolas como es el brócoli en invierno y el melón en verano, y especies leguminosas como el haba en invierno y la judía de careta en verano. Estos cultivos combinados consiguen una  reducción en un 30 por ciento en el uso de fertilizantes y fitosanitarios en el rendimiento de las cosechas, además de la beneficiosa incidencia en la reducción de plagas y enfermedades, y en los servicios ecosistémicos (biodiversidad, calidad de suelo y secuestro de carbono) durante tres ciclos de cultivo.

Los resultados son debidos a que las leguminosas activan los microorganismos del suelo que favorecen la movilización de nutrientes y mejoran la estructura del suelo, lo que asegura una mayor retención de agua. Al mismo tiempo se produce una fertilización natural del cultivo, pues las bacterias presentes en las raíces del haba transforman el nitrógeno que captan en el aire en amonio y nitrato aprovechable para las plantas.

Además, las flores de las leguminosas atraen a polinizadores, necesarios para la producción de frutos como el melón, y también a insectos beneficiosos que contribuyen a reducir la incidencia de plagas.

Cultivo brócolí y haba

El último ciclo de la asociación del brócoli con el haba ya está listo para su recolección en la misma parcela de la Estación Experimental Agroalimentaria Tomás Ferro de la UPCT donde el pasado verano cultivaron melón asociado a judía de careta o caupí, cuando obtuvieron un incremento significativo de la producción de melón en relación a un monocultivo de melón.

El cultivo de brócoli asociado al haba ha mantenido su producción pese a una reducción del 30% en los fertilizantes utilizados, a lo que se suma la obtención de un cultivo adicional de haba. El haba, una vez cosechada, se puede mantener como cubierta vegetal hasta el siguiente cultivo, incorporándola al suelo como abono verde.

La UPCT, miembro de la plataforma AgritechMurcia, lidera este proyecto nacional que está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (AGL2017-83975-R).

# # #