Fertirrigación

Un sector clave en la revolución tecnológica que en los últimos años ha experimentado la agricultura murciana ha sido el sector de la fertirrigación, técnicas de dosificación más exactas de agua de riego y fertilizantes necesarios en cada cultivo. Lo que conlleva de un lado un importante ahorro en mano de obra, un mejor reparto de los recursos, además de aportar una mayor seguridad laboral al evitar que los operarios tengan que depositar los fertilizantes entrando en el invernadero. Estos sistemas, plenamente informatizados y automatizados, controlan la cantidad de agua y fertilizantes necesaria y corrigen parámetros de conductividad eléctrica, pH, lo que resulta muy ventajoso en cultivos de alto rendimiento. Estos equipos se han ido sofisticando con el paso del tiempo y hoy día encontramos humidificadores fitosanitarios, que, combinados con ventiladores, distribuyen los fertilizantes en forma de niebla suspendida, que se localiza en el envés de la planta, obteniéndose así eficacia máxima. Los inyectores radiales constituyen otra aplicaión del campo de la fertirrigación.

Con los sistemas de fertirrigación los agricultores han ahorrado mano de obra, son capaces de corregir los parámetros de calidad del agua de riego y de los suelos pobres, además de ganar en seguridad laboral en sus explotaciones.